Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Ficha de Yato
Jue Jul 14, 2016 11:30 pm por Yato

» Ficha de Misaki~
Lun Abr 28, 2014 3:15 am por Shokuhou Misaki

» Ficha de Ares
Lun Abr 28, 2014 1:22 am por Ares Black

» Kagami no Sekai
Dom Mar 09, 2014 9:12 pm por Artemisa

» ficha de medaka grayson
Mar Feb 11, 2014 7:14 am por Nix

» DENME LOS PUTOS LINKS DE TODOS LOS SANTOS FOROS MADRE MÍA.
Mar Feb 11, 2014 5:48 am por Nix

» se busca madre(0/1)
Lun Ene 13, 2014 10:04 pm por Medaka Grayson

» Ficha de la cazadora
Sáb Ene 11, 2014 11:18 pm por Nix

» Personajes ocupados
Vie Ene 10, 2014 7:01 pm por Artemisa

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 23 el Sáb Jun 15, 2013 4:46 am.
Photobucket Pandora Shin Seiki Photobucket Fuck Off Ange et Démon Photobucket Photobucket INTERNADO NEBLOOD Amaranth Crear foro Anime rol Montesquieu Academy Crear foro Lillian Girls' Academy SSTL Crear foro Dark Paradise Sword Art Online (SAO) Kiefer University
El skin Violet Party está hecho por Suomii para SC. Está prohibido la distribución sin la autorización previa.

Acnología

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Acnología

Mensaje  Eris el Lun Ago 27, 2012 12:24 am

Nombre del personaje: Acnología, aunque Eris le ha dado el nombre de "Zeref".

Apodos: El dragón negro del apocalipsis.

Nombre original del personaje y serie: Zeref de Fairy Tail.

Imagen:
como humano:






como dragón:




Raza: Dragón.

Rango: Caballero de los Sigma.

Relación que tiene con tu o tus personajes: Es el dragón mascota de Eris. Su encuentro se dio hace muchísimos siglos, cuando ella aún era una niña traviesa que bajó al mundo terrenal para ver si podía jugar con alguien, puesto que nadie en el Olimpo ni al parecer tampoco los humanos querían siquiera que les dirigiera la palabra.

Frustrada y triste por ello, la pequeña Eris caminó sin rumbo hasta llegar a la abertura de una cueva en lo profundo del bosque. Allí se encontraba un dragón de tamaño mediano, completamente negro y con marcas azules en su piel, estaba herido y por lo tanto a la defensiva, por lo que trató de espantarla con un gruñido.

Pero Eris ya desde niña mostraba esa inigualable capacidad para ignorar el sentido común, por lo que algo curiosa, se acercó a la bestia oscura, haciéndolo retroceder y gruñir de nuevo. Acnología no tenía suficiente espacio en la cueva, y si retrocedía más se lastimaría las alas, por lo que trató de removerse y soltar un gruñido más fuerte, tratando de espantarla. Muchos animales huyeron del lugar ante aquella advertencia, pero la pequeña Diosa hizo caso omiso, y como si de un inofensivo perrito se tratara, acortó la distancia y se puso a mirarlo fijamente, como si no estuviera frente a un enorme y peligroso monstruo.

Era la primera vez que alguien era tan valiente (o quizá insensato) para mantenerle la mirada por tanto tiempo y de esa forma, en especial recordando la enorme diferencia de altura. No habría sido muy difícil para él atraparla entre sus fauces. Pero como la niña no parecía representar una amenaza, se dedicó a olfatearla y mantenerse quieto.

Eris entonces decidió hablarle después de un largo rato.

"-Ya veo, así que tú también estás solo y lastimado porque nadie quiere jugar contigo, ¿verdad?" Había soltado de pronto la niña, mostrándole ahora una sonrisa animada, como si realmente ignorara que se trataba de un monstruo colosal y peligroso. "-¡Oye oye! Yo también estoy buscando a alguien con quien jugar, pero todos pasan de mí y me ignoran." Hizo un pequeño puchero junto con una mueca de enfado en sus infantiles facciones. "-¡Ya sé! ¡Seamos amigos! ¡Así nos divertiremos juntos y no tendremos que aburrirnos solos y aislados en una esquina!" Propuso animada.

Por un momento, Acnología se quedó en silencio y sin moverse, meditando sus palabras. Se le hacía sumamente irreal el hecho de que llegase esa niña de la nada y no solo no le temiera, sino que hablara con él como si fuese una persona y le ofreciera su amistad. Hasta el momento, todos habían escapado de él, y tampoco eran objeto de interés para los Dioses, puesto que eran monstruos. Un brillo cubrió su cuerpo, el cual comenzó a reducir su tamaño para tomar una forma humana, con la apariencia de un muchacho de no más de 17 años, toga oscura al igual que ella y de cabello y ojos negros. Estaba herido y con unas cuantas raspaduras y arañazos, y la miraba con una expresión un tanto insegura y confundida.

Era la primera vez que se mostraba ante alguien más con aquella forma, ya que entre los Dragones, se mantenían con su apariencia de siempre.

Eris lo miró sonriente, y sin perder tiempo, volvió a tomar la palabra apresuradamente y de forma entusiasta.

"-¡Oye oye! Yo soy Eris, la Discordia. ¿Tú quien eres?"

El chico tardó un poco en contestar, principalmente porque no estaba acostumbrado a usar las palabras, ya que rara vez tomaba forma humana.

"-Yo... mi nombre es Acnología." Contestó él, de forma pausada y baja.

Eris torció la boca e hizo una graciosa mueca de confusión mientras lo miraba desde abajo.

"-Ese es un nombre muy raro y complicado" Protestó ella. "-¡Ya sé, yo te pondré un nombre mejor y más lindo!" Agregó con gran entusiasmo mientras extendía sus brazos contenta y daba un par de vueltas, retrocediendo para devolverle algo de espacio personal. "-A cambio, serás mi amigo por siempre... ¿lo prometes? ¡oye oye! ¿lo prometes?".

Ante tal entusiasmo infantil, el muchacho no pudo hacer más que mostrar una leve sonrisa tranquila y amigable, dándole su respuesta con un asentimiento de cabeza.

La pequeña Diosa regresó al día siguiente y el siguiente y así sucesivamente, y para cuando se dieron cuenta, el tiempo ya había pasado y ambos crecieron. Él hasta tener la apariencia de un joven de al menos 22 años, y ella la de una muchacha de no más de 17. Eris estaba esperando su primer hijo cuando le avisó que ya tenía el nombre perfecto para él: "Zeref". Contento al finalmente tener un nombre dado por su "ama", decidió usarlo a partir de ese momento como el nombre que adoptaría para cuando mostrara esa forma humana.

Zeref habitaba en una región lejana del mundo humano, y no se le tenía permitida la entrada al Olimpo por no ser un Dios, fue por ello que durante unos años perdió un poco el contacto con Eris, ya que ella estaba ocupada criando a sus hijos y no tenía mucho tiempo para bajar a verlo. No obstante, era muy feliz cuando ella llegaba con sus pequeños para que jugaran con él y le hicieran compañía. Quizá fue ese lado maternal de Eris el que terminó enganchándolo por completo a ella, incluso a veces hasta la veía como a una madre, a pesar de que él era unos siglos mayor.

Un día, Eris bajó con un pequeño nuevo, que no tenía el aroma de ella y sin embargo guardaban cierto parecido. Al preguntarle si se trataba de un nuevo hijo, pues hacía mucho ya que sus pequeños crecieron y dejaron el nido, ella le contestó que este era su hermanito menor y que lo estaba criando porque la insensible de la madre no lo quería tener cerca. De allí que conoce a Ares desde pequeño, pero no son muy cercanos, puesto que no se veían con mucha frecuencia.

Los siglos pasaron, y Zeref entró en su período de hibernación, el cual se tomaba unos cuantos siglos. Se aseguró de despedirse de Eris, puesto que no podrían verse durante un largo tiempo, y cerró los ojos para irse a dormir.

Al despertar, el mundo era otro. Los Dragones estaban casi extintos y al parecer había ocurrido un semi apocalipsis mientras él dormía. Los Dioses habían tenido familia con humanos, y se enteró de que Eris también, dando origen a los Sigma. Queriendo encontrarla, decidió hacerse caballero de la casa Sigma para volver a verla y proteger a sus descendientes, pero al parecer Eris no se pasaba con mucha frecuencia por allí, por lo que después de un tiempo decidió regresar a su cueva, esperando a que su ama bajara a verlo y cada tanto buscarla él mismo.

Personalidad: Es un chico generalmente tranquilo, suele tomarse todo con calma y al contrario de Eris, no tiene esas reacciones explosivas. Debido a que también fue rechazado por los demás dragones por ser diferente, su actitud es la de un chico tímido y muy inseguro de sí mismo, y por eso siempre se le verá callado, al margen de la situación y sin animarse a interactuar con los otros. Es muy difícil hacerlo enfadar, pero cuando lo hace, es realmente de temer. Sólo allí la gente se da cuenta de por qué lo llaman "El Dragón Negro del Apocalipsis".

Otros datos:
-Sus ojos normalmente son de color negro, pero cuando "despierta", o sea, cuando lo hacen enfadar, un punto rojo brillante aparece en la pupila de su ojo, hasta ir formando más anillos rojos que tornan de una coloración carmín el orbe completo, señal de que está realmente furioso y deben largarse de allí si es que aprecian sus vidas.
-Su poder destructivo es tremendo gracias a la cantidad de materia oscura que emana. Muchas veces esa energía se libera por su cuenta, causando desastres y matando accidentalmente a gente que ni siquiera tenía nada que ver, y eso causa que muchas veces él se sienta culpable por no poder controlar sus poderes.
-Actualmente, su apariencia en forma de Dragón tiene un tamaño colosal, siendo una bestia intimidante.
avatar
Eris
Dioses
Dioses

Mensajes : 265
Fecha de inscripción : 08/03/2012

Ver perfil de usuario http://dark-heaven.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.